El Castillo Shuri, una construcción milenaria ubicada en la prefectura de Okinawa, en Japón, carga en su historia con más de una catástrofe. Construido en el siglo XIV, el templo debió ser levantado de los escombros en más de una oportunidad, entre las que se cuenta su reconstrucción tras el bombardeo que sufrió durante la Batalla de Okinawa, en plena Guerra del Pacífico.

Años después, en el nacimiento del siglo XXI, Shuri fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, un título que en la madrugada del jueves 31 en ese país del otro lado del mundo, fue devorado por las llamas junto a todo el palacio.

Cerca de las 2.40 de la madrugada, hora de la localidad de Naha donde se ubica el castillo, el departamento de bomberos local advirtió sobre la presencia de humo en el lugar. Hasta allí se movilizaron una decena de camiones hidrantes y se desplazaron gran cantidad de oficiales que trabajaron arduamente para circunscribir el fuego, que amenazaba con extenderse a las propiedades aledañas.

En efecto, los vecinos del castillo debieron ser evacuados, y hasta el momento no se reportaron heridos producto del siniestro. De acuerdo a lo informado por los equipos que combaten las llamas en el lugar, el edificio principal del castillo fue destruido, tras derrumbarse producto del calor. Similar suerte corrió el santuario norte y el central.

Información: Clarín

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.