Más de dos docenas de pulpos fueron descubiertos a lo largo de la costa oeste de Gales, lo que ha provocado la preocupación de los bañistas, que han estado recogiendo estas criaturas para devolverlas al océano.

Brett Stones, que dirige el SeaMor Dolphin Watching Boat Trips, cuenta que estaba terminando un viaje en barco cuando vio que había algo que se movía por la playa de New Quay, en Cardigan Bay. Cuando se acercó vio que se trataba de un pulpo y que muchos más se habían extendido por la arena.

“Fue un poco como el final del mundo”, comentó él a BBC News. Stones dijo que jamás había visto una cosa igual.

“Al ver algo así fuera de su entorno natural, uno quiere protegerlos”, dice durante una entrevista telefónica con The Washington Post.

En ese sentido, agrega que “no sobrevivirían fuera del agua” y que tanto él como otros vecinos y turistas de la zona lograron recoger unos 25 pulpos y los devolvieron al agua para mantenerlos con vida.

Podría haber varias razones por las que estos animalitos decidieron mudarse a la playa, incluido el desove, el clima y la temperatura del agua.

James Wright, curador del Acuario Marino Nacional del Reino Unido, admitió al Daily Telegraph y al Newsweek que la cantidad de pulpos que se ven en la misma playa y al mismo tiempo es “bastante extraña”.

“Pero incluso si se encuentran en las zonas intermareales no es algo común y sugiere que hay algo que está mal en ellos”, señala.

Información: Infobae

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.