El presidente Donald Trump ofreció este martes su primer discurso sobre el “Estado de la Unión” ante el Congreso, donde fue recibido con ovaciones por los republicanos y con críticas generalizadas por los demócratas.

La Casa Blanca dijo que el discurso sería “optimista” y “bipartidista”,  y aunque Trump pareció tender una “rama de olivo” a la oposición, los demócratas de inmediato condenaron lo que percibieron como un discurso.

En su discurso Trump argumentó nuevamente las medidas contra inmigrantes indocumentados, aludiendo que cruzan la frontera para acarrear drogas, robar, o cometer crímenes contra los estadounidenses, y acusándolos de ser pandilleros.

Sin embargo, numerosos estudios han demostrado que los inmigrantes indocumentados, precisamente por su condición irregular en el país, tratan de evadir el “radar” de las autoridades y tienden a cometer menos crímenes que el resto de la población.

Los demócratas de inmediato condenaron el esfuerzo de “satanizar” a los inmigrantes.

Para justificar una reducción en la inmigración legal y establecer un sistema con base a “méritos”, Trump condenó que la “lotería de visas” es un programa fallido porque deja entrar a cualquier extranjero sin importar sus destrezas, nivel académico, o la seguridad ciudadana.

Trump utiliza la frase de ultraconservadores opuestos a la inmigración legal para referirse a las visas de reunificación familiar.

La ley permite que los ciudadanos estadounidenses puedan solicitar la residencia permanente para sus cónyuges, hijos, padres y hermanos. Para los residentes permanentes, ese beneficio está limitado a cónyuges e hijos menores. Pero el mandatario estadounidense que urge eliminar las visas de reunificación familiar.

No es cierto que una persona sea beneficiada con “números ilimitados de parientes lejanos”, como tíos o primos, y hay grandes demoras en los trámites y mucho escrutinio.

Según el Departamento de Estado, la lista de espera para las visas familiares tiene a casi cuatro millones de personas, de los cuales 2,3 millones son hijos de hermanos de ciudadanos.

También dijo que “finalmente” hay aumento de salarios, pero éstos comenzaron a subir en 2014, durante la presidencia de Barack Obama.

Trump destacó que se han hecho los recortes de impuestos “más grandes en la historia” de EEUU. Pero la reforma tributaria con recortes de impuestos que aprobó el Congreso, por $1,5 billones, tiene un alcance mucho menor que la gran reforma promulgada en 1981 durante la presidencia de Ronald Reagan.

Un informe reciente del Comité para un Presupuesto Federal Responsable indicó que la reforma tributaria de Trump se ubica en el octavo puesto desde 1918.

 

Según Trump, las empresas han recibido sus millonarios recortes de impuestos como aliciente para dar bonos a sus empleados por “miles y miles de dólares” para cada trabajador.  Sin embargo, los bonos de los que se tiene cuenta se aproximan a alrededor de $1,000.

EEUU se ha convertido en un “exportador de energía”, dijo el mandatario, sin embargo, Estados Unidos siempre ha exportado todo tipo de combustibles desde hace varias décadas, pero no es un exportador “neto” de energía. Es decir, el país no ha llegado al punto de vender al mundo más combustible de que compra.

Anulación de la piedra angular de “Obamacare”, con el que se eliminó el requisito de que todo estadounidense compre seguro médico o pena de multas, pero esta cláusula entrará en vigor hasta el próximo año.

Y eso no significa que se haya eliminado todo el entramado puesto en marcha por la Administración Obama.

El Congreso, bajo control republicano, no ha logrado reunir los votos para anular por completo “Obamacare”, y es poco probable que lo logre este año, ahora que perdieron un escaño en el Senado, donde los conservadores ahora suman 51-49.

Trump anunció que revertirá la orden de la Administración Obama para cerrar el penal de Guantánamo, algo que jamás se logró por objeción del Congreso.

Trump también dijo que EEUU ingenuamente ha dejado en libertad a “centenares y centenares de peligrosos terroristas” que al salir de Guantánamo regresan al campo de batalla. Pero datos oficiales apuntan a que solo 122 presuntos terroristas liberados de Guantánamo entre 2002 y 2016, retomaron las armas.

Información. Telemundo

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.