El mensaje fue contundente. El ministro de Trabajo, Rolando Castro, aprovechó el estrado para dirigirse a los 84 diputados y denunciar a los evasores de impuestos y personajes que roban las cuotas de los trabajadores.

Sin embargo esta vez se valió del lugar para denunciar que dentro de la Asamblea Legislativa ahora muchos de los diputados defienden a funcionarios que cometen estos delitos.

El ministro Castro ha presentado la demanda contra el actual alcalde de San Salvador, Ernesto Muyshondt y su par de Santa Tecla, Roberto d’Aubuisson. De acuerdo a los trabajadores municipales de la capital, les adeuda  seis meses de transferir las cuotas que les descuentan del Instituto Salvadoreño del Seguro Social, Administradora de Fondos de Pensiones (AFP), así como cobros a planilla de los bancos y cooperativas y estos no son trasladados a las entidades competentes.

“Estamos liderando una gran batalla en el Ministerio de Trabajo producto de los evasores, que muchos son protegidos desde este Órgano de Estado. Los evasores no solo de impuestos, sino de justicia que secuestran las cuotas de los trabajadores, violentando la legislativa”.

El funcionario consideró que este tipo de prácticas son hechos enteramente delictivos contra la clase trabajadora y “todo aquel que se apropie de las cuotas sociales de los trabajadores, de las retenciones del ISSS, AFP, préstamos personales e hipotecarios, personas que por hoy no tienen acceso a un sistema crediticio  porque muchos de los infractores son protegidos por muchos de los de acá han delinquido y han  incumplido la legislación laboral y que si se aplicara la legislación, los infractores estarían presos”, acotó Castro.

El funcionario fue más allá y trajo a colación la cita del diputado tricolor, René Portillo Cuadra quién en una ocasión dijo, según el ministro: “Esta Asamblea tiene el reto de modificar mucho, el doctor (René) Portillo Cuadra dijo que hay que procesar a los que no entregan las prestaciones de los trabajadores. Yo lo invito a verificar para dentro esas declaraciones, pues por hoy hay muchas cuotas secuestradas de los trabajadores”, indicó.

En reiteradas ocasiones el funcionario ha tenido que luchar contra el brazo privado para devolver el empleo a los trabajadores a quienes les suspendieron los contratos durante la cuarentena por COVID19 y logró devolver más de 44 mil empleos a los trabajadores, así como la habilitación de 20 mil nuevas plazas.

El ministro Castro también señaló que hay muchas deudas de parte del Legislativo y una de estas es el presupuesto “paupérrimo” que aprobó para el Gobierno del Presidente Nayib Bukele, “les puedo decir viéndolos de frente que han defraudado a la clase trabajadora”.