Rehusarse a pagar una multa millonaria, elaborar productos con materia prima vencida, crear la revista Factum y contratar a Héctor Silva Ávalos para publicar “notas investigativas” contra los que considera una competencia y exportar harina a Honduras con plaga de gorgojos, son algunas de las cartas de presentación del empresario Adolfo “Fito” Salume.

El empresario harinero es considerado un personaje oscuro para los salvadoreños, por obligar a que las familias llevaran el pan más caro hasta sus mesas debido a que monopolizó el negocio de las harinas, acto que fue condenado por la Superintendencia de Competencia, con el pago al Estado con una multa millonaria por prácticas anticompetitivas, sanción que pasó a manos de la Fiscalía General de la República y cobrada mediante embargo a cuentas bancarias diez años después, debido a que el magnate harinero se negaba a cancelar; ese es el empresario que predica la transparencia cada vez que está frente a cámaras de televisión.

Salume también se vio implicado en el escándalo de proporciones planetarias conocido como “Panama Papers” (Papeles de Panamá), que hizo temblar a poderosos políticos y empresarios salvadoreños, después de que salieran a la luz los documentos que los ligan con el desvío de dinero a paraísos fiscales.

En una publicación del periódico digital “El Faro” señalan que este acudió al bufete de Mossack Fonseca, para adquirir una empresa offshore, y evadir al Fisco en El Salvador y por ende se debía investigar esa evasión. Sobre el caso en el 2016 el fiscal Douglas Meléndez, su ex asesor y el jefe de la Unidad Anticorrupción en rueda de prensa, aseguraron que habían iniciado investigaciones para enjuiciar a empresarios que están vinculados a “Los Panamá Papers”, sin embargo, al culminar su periodo no se supo más del tema.

Otra de las características por las que es recordado “Fito” Salume es por los deseos frustrados de poder político, ya que hasta la fecha el partido político que fundó no ha logrado despegar ni en coalición; y no hay que irnos tan lejos en las recientes elecciones presidenciales compitió en colación con Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), donde experimentó una derrota garrafal.

Cabe recordar que el magnate de las harinas fue denunciado por sus empleados quienes lo acusaron de fabricar productos comestibles con materia prima vencida. También ASTRAM la organización sindical más grande del país, evidenció una supuesta compra de voluntades a un magistrado de la Corte Suprema de Justicia. 

Salume también es conocido por tener brazos mediáticos como Factum, registrado bajo la firma Sistemas Comestibles, S.A., del que es dueño y desde su fundación la cabeza visible es la del periodista Héctor Silva Avalos, un “medio de comunicación” que ha sido la clave de una vasta conspiración contra otros empresarios o políticos que son competencia del magnate harinero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.