Rochelle Walensky, a cargo de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, señaló que “hay cada vez más datos que sugieren que algunas de las mutaciones, entre ellas la B.1.1.7, pueden conducir a una mayor mortalidad”

Las autoridades sanitarias de Estados Unidos creen que la variante británica del coronavirus, conocida como “B.1.1.7”, que actualmente se extiende por varios países, podría ser más letal que otras.

En declaraciones realizadas al canal de televisión MSNBC que recoge también la CNN, Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), se refirió a las nuevas variantes del coronavirus que están apareciendo en diferentes partes del mundo y de si las medidas adoptadas contra ellas son efectivas.

“Sabemos que algunas de las variantes han aumentado la transmisibilidad, hay cada vez más datos que sugieren que algunas de las variantes, entre ellas la B.1.1.7, pueden en realidad conducir a una mayor mortalidad”, precisó Rochelle.

Asimismo, dijo que los científicos aún están estudiando la respuesta que tendrán las diferentes vacunas a estas mutaciones.

“Estamos aprendiendo cada vez más sobre si nuestras medidas de salud pública y de mitigación, el uso de mascarillas y el distanciamiento son completamente efectivos contra estas variantes, pero tenemos todas las razones para creer que lo harán”, añadió.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.