Josefina Leiva una señora de 93 años originaria de Santa Elena, Usulután, emigró a la capital por el conflicto armado, a su corta edad se dedicó al comercio informal en el mercado municipal de Mejicanos, lugar donde entregó su juventud y crió a sus cinco hijos junto a su esposo quien era albañil de profesión.

Josefina conocida como “Finita” es una señora que enviudó joven y no se volvió a casar “yo ni loca me vuelvo a casar, hay no eso de estar lavando, planchando y ser mujer cuesta, mi esposito tomaba y mujereaba, pero nunca nos dejó de ayudar, yo lo recuerdo con un gran amor por ser mi único hombre y cuando muera quiero llegar donde está él y volvernos avernos jajajaja”.

“Finita” dice que se levantaba a las cuatro de la mañana y emprendía el camino hacia el Mercado de mayoreo conocido como La Tiendona,  a comprar su mercadería “vieras que a la gente le daba lástima y me regalaban una “cora” o me dan desayuno, gracias a Dios  y que él me los bendiga”.

Llegaba alrededor de las 7 de la mañana a la galera 14 de diciembre abrir su puesto de verduras y frutas. Josefina Leiva cumplió sus 93 años el 10 de febrero 2017, dice que ha dejado de ir a vender porque sufrió una caída.

“Finita” es un ejemplo de mujer a seguir, inspira a la superación y encontrar la fortaleza de enfrentar las tormentas de la vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.