El cadáver de un hombre fue encontrado al interior de un pozo en el caserío San Felipe del cantón El Espinal, en el municipio de San Rafael Cedros, en el departamento de Cuscatlán.

Las autoridades presumen que la víctima fue ejecutada por presuntos pandilleros, quien tras asesinarlo lo decapitaron, lanzaron su cuerpo al interior de un pozo pero la cabeza no ha sido localizada.

Debido a que en el lugar no encontraron documentos para identificar a la víctima, autoridades dijeron que serán las pruebas de ADN las que determinarán la identidad.

Redacción: Gerardo Castro

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.