Apoderados judiciales de Banco Promérica, S.A. de C.V., han demandado al “magnate harinero” en la Corte del Condado de Miami-Dade, Florida, Estados Unidos, por presuntamente cometer prácticas difamatorias e interferir deslealmente en contra de competidores de un sector de mercado.

De acuerdo al informe, los hechos se suscitaron cuando el medio digital Diario1.com, publicó diversas notas que señalaban específicamente a Banco Promérica de cometer ilícitos en sus operaciones bancarias; los que a consideración de los abogados del banco demandante carecían de sustento documental y fueron realizados únicamente para afectar la reputación de la institución financiera, lo que además podría tener un efecto directo por parte de un competidor bancario, en virtud que GRUPO SALUME y PERI INVERSIONES, de los que está a la cabeza Fito Salume adquirieron durante el año 2019, la totalidad de Banco Azteca, el cual ahora se denomina ABANK.

Las notas periodísticas, se divulgaron en Diario1.com,  y la primera  fecha el 30 de agosto de 2019 bajo el título: “Banco Promérica ayuda presuntamente a lavar $370.3 millones al cártel de Texis” en la que se hacía constar que: “Documentos de Inteligencia a los que Diario1 tuvo acceso indicaban que, según una auditoría realizada en el primer semestre de 2015 recibió esa cantidad de dinero” (US $370.3 millones de dólares),  posteriormente  describía la supuesta forma en que se habían realizado las transacciones del presunto blanqueamiento de capital así: “El informe detalla que, de los $370 millones de dólares, $123.5 millones fueron transferidos a través de Air Pack y FEDECACES. La primera es una empresa dedicada al envío y recepción de remesas en toda Centroamérica y la segunda es una financiera que opera en el país desde mediados de los años setenta”.

Y la segunda nota fue publicada siempre por Diario1.com, el 2 de septiembre de 2019 titulada: “Grupo Promerica mueve dinero de clientes con problemas legales a banco de EEUU” destacando lo siguiente: “El Grupo Promerica utiliza el Terrabank N.A., ubicado en el estado de la Florida de Estados Unidos, para mover dinero de presuntos narcotraficantes y políticos vinculados a operaciones ilícitas. Así lo establece un informe de inteligencia al que Diario 1 tuvo acceso.”

Además el 20 de septiembre de 2019, el mismo medio propiedad del harinero publicó nota sobre derecho de rectificación solicitado por Banco Promérica, S.A., en el que la institución bancaria manifestaba: “Debe aclararse que existe un informe DR-RL-065/2015 de fecha 31 de diciembre de 2015 denominado: “Informe Final Evaluación de Cuenta Integra y Área Internacional por riesgo LA/FT en Banco Promérica. S.A.” practicado por la Superintendencia del Sistema Financiero en el ámbito de su competencia, en el cual se hace un análisis de la transnacionalidad de transferencias del periodo de enero a junio de 2015; en donde los $370.3 millones de dólares se refieren a la totalidad de transferencias de ese periodo…”

Omisiones por parte de la Unidad de Investigación Financiera serían claves para el caso.

De acuerdo a una fuente de la Unidad Especializada Anti Lavado, que habló con reserva de identidad por temor a las represalias, en esa oficina, se encuentran argumentos claves para esclarecer los hechos, ya sea para confirmar o desvanecer las pretensiones efectuadas por Banco Promérica, en su demanda internacional. Y es que según el informante, la documentación a la que supuestamente hace alusión el medio digital propiedad de Salume, no existiría como tal, sino que habría sido el ex Jefe UIF: Jorge Cortez y el exfiscal General Adjunto: Aquiles Parada, quienes por medio de un cuestionado abogado que sirvió de enlace le habrían trasladado esos datos a Salume, con la intención de obtener un beneficio económico por ello.

Según la fuente, el 06 de abril de 2016, la directora de Riesgos de la Superintendencia del Sistema Financiero, a solicitud del  entonces Fiscal General de la República, Douglas Arquímides Meléndez, generó el informe número DR-08637, en la que habría detallado la existencia de deficiencias importantes en la gestión de riesgo para la prevención de lavado de dinero y financiamiento del terrorismo. Este documento fue señalado por la Fiscalía como inicio de la investigación del conocido como “Caso Corruptela”; sin embargo, las autoridades del Banco Promérica no aparecen relacionadas en ese expediente, sino únicamente el ex Oficial de Cumplimiento de la institución.

La fuente al tocar el tema recuerda, que en esa investigación en la que por cierto participó, ocurrieron varios asuntos extraños, en primer lugar, porque el informe a la Superintendencia del Sistema Financiero, lo pide el fiscal General Meléndez: “entonces asumimos que iba a proceder una indagación contra Banco Promérica, S.A.; sin embargo, pasados unos meses de haber sido abierto el expediente, el Jefe UIF Jorge Cortez, nos comunicó que había línea de no profundizar sobre el Banco y que ese expediente se iba a utilizar para armarle un caso a otras personas, así surge el caso corruptela. De hecho se convocó al agente investigador CARLOS MENDOZA, quien trabajaba muchos asuntos con Cortez y con Wil Walter Ruiz -de la Unidad de Crimen Organizado- y montaron un acta donde un informante clave supuestamente daba información sobre cuentas bancarias y testaferros, la cual en la realidad fue fabricada sobre datos arrojados por empleados de la misma FGR bajo presión y amenaza”, declara.

Luego afirma lo siguiente: “En la Unidad era un secreto a voces que quien negociaba los casos con Salume era Aquiles Parada. Además un día Cortez contó que Don Fito,  había pedido que se le fuera encima con el delito de lavado a Promérica, que él tenía un salvadoreño en Washington, que sabía cómo usar la información para que la OFAC sancionara a ese banco. Pero después el expediente que era el 28-UIF-2016, fue asignado al licenciado Mario Ortiz”Sobre el fiscal a quien asignaron el caso la fuente también agrega: “Mario Ortiz, es un buen fiscal, que previamente había estados en las que llamamos unidades comunes, como la Unidad de Patrimonio, pero por su trabajo eficiente, se hizo notar; lo malo para él fue que durante un allanamiento en el caso de los “Panamá Papers” en las oficinas de Mossack Fonseca en El Salvador, por la Colonia Escalón, se encontraron unos documentos notariales efectuados años atrás por Ortiz, de allí lo aislaron un poco. Luego el Jefe UIF, lo llamó y fue al primero que le dio el caso corruptela y le advirtió que si no hacía todo al pie de la letra como lo quería el fiscal, le iba a ir mal. Ese fue el acoso en que se vivía cuando Douglas Meléndez fue fiscal general”.

La fuente también afirmó que en el último trimestre del año 2018, se recibió por parte de la Unidad Anti Lavado, un aviso penal en el que se señalaban operaciones sospechosas por falta de soporte contable, posibles evasiones fiscales y presunto lavado de dinero en contra de Fito Salume, dándosele apertura bajo referencia 54-UECLA-2018; sin embargo, al conocerse que no se daría la reelección de Douglas Meléndez como Fiscal General, el Jefe UIF Jorge Cortez, solicitó al fiscal del caso Héctor Nahún Martínez García, que archivara el expediente “a pesar que en la unidad sabíamos que por la cantidad de operaciones y registros a los que se aludía lo correspondiente era solicitar un informe tributario y otro financiero, para poder depurar el caso”, cerró diciendo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.