ASTRAM mantiene huelga de brazos caídos por segundo día,  y hasta que alcalde cese proceso de privatización, aumento de impuestos municipales  y despidos

Los empleados municipales aglutinados en la Asociación Salvadoreña de Trabajadores Municipales (ASTRAM), mantienen este martes su segundo día de huelga de brazos caídos en protesta por el proceso de privatización del servicio de recolección y limpieza de basura, también incluirá un incremento en las tasas municipales, que involucra la contratación de una empresa colombiana que debe gozar de sus ganancias. Además exigen que cese los despidos masivos.

Entre los  mayor parte de despedidos se encuentra madres solteras que son el pilar de sus familias y quienes están a punto de perder sus viviendas por el secuestro de retenciones laborales que ya suman más de $6 millones. Pide se revoque el contrato con la empresa privada con la cual pretende privatizar el servicio de barrido y recolección de basura es la principal petición de cientos de trabajadores municipales que se encuentran realizando una huelga de brazos caídos en todas las áreas de desechos sólidos.

Los empleados capitalinos están convencidos que con la privatización se avecinan más despidos masivos. Actualmente  hay 500 trabajadores despedidos. Estos realizaban los trabajos para los que ha sido contratada la empresa. La planilla municipal supera  los 5 mil empleados.

“Somos mujeres empleadas municipales las cuales el alcalde Ernesto Muyshondt ha decidido despedir. Pedimos que se ponga la mano en el corazón  y que cesen los despidos y la privatización de los servicios. Pedimos que cese la decisión de aumento de tasas municipales. Somos madres solteras”, expresó la empleada despedida por Muyshondt.

Por otra parte la huelga busca que el edil haga efectivo el pago de las retenciones que ha hecho por más de un año a los salarios de los trabajadores y que no ha transferido a instituciones como el Seguro Social, AFPs, Procuraduría General de la República (PGR), instituciones financieras.

Aunque por el caso de las retenciones hay un caso judicial abierto en contra del tesorero de la comuna; sin embargo hasta la fecha los empleados no han recibido una solución sobre el pago de sus fondos además consideranque el responsable no es el tesorero pues solo es un subordinado y que el encargado de tomar las decisiones y es el representante legal de la comuna.

“Queremos recomendar a los capitalinos que analicen bien el aumento de tasas que el alcalde ha puesto lo cual solo afectará sus bolsillos y también comentarles que la privatización seguirá afectando a la clase trabajadora», explicó el secretario de finanzas de la Asociación de Trabajadores Municipales de San Salvador (ASTRAM), Alfredo Cartagena.

Los empleados municipales aglutinados en la Asociación Salvadoreña de Trabajadores Municipales (ASTRAM), mantienen este martes su segundo día de huelga de brazos caídos en protesta por el proceso de privatización del servicio de recolección y limpieza de basura, también incluirá un incremento en las tasas municipales, que involucra la contratación de una empresa colombiana que debe gozar de sus ganancias. Además exigen que cese los despidos masivos.

Entre los  mayor parte de despedidos se encuentra madres solteras que son el pilar de sus familias y quienes están a punto de perder sus viviendas por el secuestro de retenciones laborales que ya suman más de $6 millones. Pide se revoque el contrato con la empresa privada con la cual pretende privatizar el servicio de barrido y recolección de basura es la principal petición de cientos de trabajadores municipales que se encuentran realizando una huelga de brazos caídos en todas las áreas de desechos sólidos.

Los empleados capitalinos están convencidos que con la privatización se avecinan más despidos masivos. Actualmente  hay 500 trabajadores despedidos. Estos realizaban los trabajos para los que ha sido contratada la empresa. La planilla municipal supera  los 5 mil empleados.

“Somos mujeres empleadas municipales las cuales el alcalde Ernesto Muyshondt ha decidido despedir. Pedimos que se ponga la mano en el corazón  y que cesen los despidos y la privatización de los servicios. Pedimos que cese la decisión de aumento de tasas municipales. Somos madres solteras”, expresó la empleada despedida por Muyshondt.

Por otra parte la huelga busca que el edil haga efectivo el pago de las retenciones que ha hecho por más de un año a los salarios de los trabajadores y que no ha transferido a instituciones como el Seguro Social, AFPs, Procuraduría General de la República (PGR), instituciones financieras.

Aunque por el caso de las retenciones hay un caso judicial abierto en contra del tesorero de la comuna; sin embargo hasta la fecha los empleados no han recibido una solución sobre el pago de sus fondos además consideranque el responsable no es el tesorero pues solo es un subordinado y que el encargado de tomar las decisiones y es el representante legal de la comuna.

“Queremos recomendar a los capitalinos que analicen bien el aumento de tasas que el alcalde ha puesto lo cual solo afectará sus bolsillos y también comentarles que la privatización seguirá afectando a la clase trabajadora», explicó el secretario de finanzas de la Asociación de Trabajadores Municipales de San Salvador (ASTRAM), Alfredo Cartagena.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.