Por medio de pantallas gigantes, los trabajadores del arzobispado y los fieles de la parroquia San Francisco, junto a los estudiantes del centro escolar que funciona en dicha parroquia observaron el acto de creación del nuevo cardenal salvadoreño.

Para la hermana, Piedad de la congregación de las carmelitas de San José, este acto significó un derroche de amor.

Los ánimos de los asistentes, llenos de expectación y ansiedad por vivir el momento histórico se transformaron en algarabía cuando el Papa Francisco colocó la birreta cardenalicia y el anillo a monseñor Rosa Chávez, gritaron para celebrar la investidura.

Erick Suncin, dice que este momento es reconocer la labor pastoral de un religioso que siempre camina al lado del pueblo.

Los cincuenta minutos que duró el acto de creación de los cardenales los salvadoreños mantuvieron aplausos, lágrimas e incluso gritos de emoción ante una noticia que no deja de asombrar.

 

Redacción: Gerardo Castro

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.