De todos es sabido que el alcalde de San Salvador, Ernesto Muyshondt, no ha podido administrar el erario municipal. Lo han criticado por gastar $360 mil en una bandera, y casi $1 millón en una campaña de imagen. Ahora mostró su enojo porque podría perder la oportunidad de tomar más fondos públicos y deuda para su campaña de reelección.

La Sala de lo Constitucional comunicó que escuchará los argumentos del Ejecutivo y de los diputados para tomar una decisión sobre la controversia 14-2020, que gira en torno a unos cambios temporales que intentaron introducir los diputados al Código Municipal. El objetivo de los legisladores era relajar los límites que tienen los alcaldes para tomar deuda 6 meses antes de las elecciones También trataron de facilitar que, en ese mismo período, se puedan comprometer recursos para contratar más personas, por ejemplo.

La Sala de lo Constitucional debe fallar en contra de los bloqueos arbitrarios por parte del Ministerio de Hacienda y la Superintendencia del Sistema Financiero a la obtención de financiamiento de las Alcaldías, que busca ahogarlas financieramente por motivos electoreros”, expresó el alcalde Muyshondt.

El máximo tribunal detalló que los diputados no justificaron la urgencia que que supuestamente llevó a modificar el Código con el decreto 763. La controversia surgió porque el Presidente votó el referido decreto y los diputados unidos en el bloque ARENA-FMLN superaron ese veto.

La alcaldía de Muyshondt es una de las más endeudas del país y, sin embargo, persisten en contrario más créditos. Incluso tiene la idea de que hay un complot para no dejarle tomar ese dinero. Sin embargo, ya el Ejecutivo ha ha transferido al menos $1.4 millones desde diversos préstamos y hace los depósitos para manter las obligaciones financieras de esa municipalidad al día.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.